La cuarta edición del evento supera su récord de inscritos gracias a la efectividad de su formato, basado en el diálogo entre expositores y visitantes

“Queremos estar cerca de donde se forma”, explica Javier García, gerente de Schunk y uno de los fundadores de Ayri11, el congreso de robótica que se ha celebrado esta semana en las instalaciones del Tecnocampus. “Que la empresa esté cerca de la formación, este es el objetivo”, añade.

Desde su primera edición, en el año 2011, el Congreso de Automatización y Robótica Industrial Ayri11 ha apostado por convertirse en un punto de intercambio de conocimiento del sector de la automatización y la robótica. No solo pretende fomentar vínculos profesionales entre empresas, sino que estas también se relacionen con jóvenes talentos entrando en contacto con el mundo universitario y formación superior.

“Buscamos un cóctel sano. Creemos que la educación y la empresa tendrían que ir de la mano”, opina el fundador. Además, afirma que en España existe una brecha muy grande entre el mundo profesional y educativo. De lo contrario, considera que si las empresas fomentaran este vínculo, como hacen Sckunk y Coval -las fundadoras de Ayri11- no habría un índice de paro juvenil del 40%.

Por su parte, Julián Horrillo, coordinador del nuevo Máster en Industria 4.0 del Tecnocampus, el cual ha presentado en dicho certamen, corrobora que la universidad tiene una relación muy fluida con estas empresas. “Ya hace tiempo que colaboramos con Schunk para utilizar sus instalaciones en algunas de nuestras asignaturas y trabajos de final de grado”, añade.

Buscamos un cocktail sano. Creemos que la educación y la empresa tendrían que ir de la mano” – Javier García Gerente de Schunk y uno de los fundadores de Ayri11

“Hace tiempo que pensamos que se tiene que cambiar el mundo de la docencia, los contenidos, el enfoque…”, comenta el coordinador. Precisamente, el nuevo máster de Industria 4.0 se ha creado para dar respuesta a las necesidades actuales del sector para formar a sus futuros alumnos y prepararlos para el mundo laboral.”

“Está pensado para un perfil muy profesionalizado, orientado a la práctica y pensado para el ingeniero que quiere complementar y actualizar sus conocimientos”, añade. Por este motivo, el Tecnocampus, juntamente con la UOC, ha diseñado el estudio con una metodología 100% online. “Para realizar las actividades de una de las asignatura les enviaremos una tarjeta con un pequeño computador con el que tendrán que realizar diferentes prácticas del módulo”, ejemplifica el Horrillo.

El éxito del Ayri11 se basa en un formato que invita al intercambio de sinergias

El congreso también destaca por tener un formato de robótica distinto a lo habitual. Presenta jornadas y conferencias llevadas a cabo por empresas expositoras, pero también cursos prácticos para los visitantes. “De esta forma, se genera un diálogo entre el fabricante y el público, algo muy beneficioso para mejorar los productos y su venta”, comenta García.”

Todas estas relaciones y sinergias que se originan en el certamen, que durante su vida ha acogido un total de 25 multinacionales de prestigio, le ha hecho ganar popularidad año tras año. Una demostración de su éxito es el número de inscritos en esta edición que, por primera vez, ha superado los 400.