Los sistemas inteligentes de visión compactos reducen los costes de inversión y producción.

Calidad y precio son factores que influyen en las decisiones de compra. Para los fabricantes de alimentos, que a veces operan sobre unos beneficios pequeños, a menudo esto puede significar un frágil equilibrio. Una manera de resolver este dilema consiste en supervisar la producción de alimentos mediante sistemas de visión compactos. Estos pueden reducir considerablemente los costes de inversión y producción.

La combinación de un controlador master, interfaces de sensores y diversos actuadores, a menudo resulta en sistemas muy complicados y costosos que exigen muchos de los operadores.En cambio el sistema de visión compacto SBOC-Q, es un ejemplo de cómo puede lograrse un 100% de control de calidad de una manera sencilla y asequible.

Hamburguesas exactas
Uno de los alimentos de comida rápida más populares del mundo es la hamburguesa – se comen millones todos los días. Se entiende que su producción sea altamente automatizada. No sólo la calidad de la carne debe ser correcta, sino también su tamaño. Un productor chileno no deja nada al azar y utiliza un sistema de visión compacto para controlar el diámetro de sus hamburguesas con precisión. Estos productos populares de comida rápida no deben desviarse de su forma circular en más de 10 mm por ninguno de los lados. Cualquier producto que esté fuera de este margen será rechazado y no llegará nunca a los platos de los fans de hamburguesas.

Control de galletas
Uno de los mayores fabricantes de alimentos en Argentina produce muchos tipos diferentes de alimentos y bebidas, incluyendo galletas. Si todo va según lo previsto, las galletas salen al final del proceso de fabricación con una cobertura de chocolate perfecta. Cualquier otro resultado, por ejemplo galletas rotas o deformes o con una cobertura incompleta, son rechazadas. Un sistema de visión compacto SBOI-Q y un sensor optoelectrónico SOEG-IDT garantizan un seguimiento continuo de todo el proceso productivo. El sistema de visión puede detectar galletas imperfectas a una velocidad de producción de 200 artículos por minuto y genera un impulso para iniciar la expulsión de los productos defectuosos.

Otro fabricante de América del Sur produce una serie de galletas de dos capas con un relleno de crema que mantiene las dos capas unidas. Las galletas con muy poca crema son inaceptables y se apartan. Cinco sistemas de visión paralelos SBOC-Q proporcionan esta función. Detectan al mismo tiempo 24 galletas en una fila a una velocidad de producción de 150 filas por minuto. Este control al 100% de la calidad ha resultado en un aumento significativo de la productividad de los fabricantes de galletas en comparación con la solución anterior, expulsando toda una fila de galletas aunque sólo esté defectuosa una.

Cerveza bajo control
Para asegurar que cada una de sus botellas de cerveza esté realmente cerrada con una tapa, una fábrica de cervezas de Baviera utiliza un sistema de visión compacto para comprobar cada caja de cerveza después de que se haya llenado de botellas. Si falta una tapa, la caja en cuestión se aparta y la botella defectuosa se reemplaza manualmente. De lo contrario, la caja de cerveza puede seguir hasta a la estación de embalaje.

En la industria de bebidas, no sólo el “control de presencia”, sino también el “control de nivel” desempeñan un papel importante. Por ejemplo, un fabricante de zumos de fruta utiliza un sistema de visión compacto para comprobar cada botella y ver si el nivel de zumo está dentro de los márgenes permitidos y si la tapa está correctamente roscada. Si no se cumple uno de estos dos criterios, la botella en cuestión es apartada. El proceso de inspección se lleva a cabo a una velocidad sumamente alta de 15 botellas por segundo.

 

festo1a festo2 festo2

Texto de la fotografia: Forma a la vista: Un sistema compacto de visión SBOC-Q mide la forma de una hamburguesa (Fotos: Festo)